La revista Forbes ha elegido a ‘Memoria: historias de La Garma‘, instalación interactiva que actualmente forma parte del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC), entre las 50 mejores experiencias del mundo en Realidad Virtual, RV, del año 2019.

Este proyecto es fruto del convenio firmado por el Gobierno de Cantabria y la fundación ‘Stuart Wietzman para la Conservación de las Cuevas Prehistóricas de Cantabria’, y con la ONG ‘World Monuments Fund’, WMF, que gestiona los fondos para la conservación del patrimonio cultural, y ha sido realizado por la empresa Overlat.

En esta prestigiosa revista norteamericana, el especialista en nuevas tecnologías, Jesse Damiani, elabora una de las famosas listas que han dado nombre a esta publicación, donde destacan las mejores producciones en RV del año pasado, e incluye esta historia sobre La Garma.

El vicepresidente, Pablo Zuloaga, ha mostrado su satisfacción por la aparición de este proyecto interactivo «en una revista de ese renombre», pues supone un «espaldarazo» que ayuda a la promoción exterior de nuestro patrimonio rupestre.

También ha destacado que el audiovisual ha sido posible por la «necesaria» colaboración público-privada y ha agradecido la disposición de Stuart Wietzman y su socia, Barbara Kreger, por apoyar el proyecto de presentar la cueva de La Garma a través de un producto audiovisual de «calidad y excepcional, en la línea de las mejores producciones en RV que se están realizando en distintas partes del mundo».

Zuloaga ha señalado que en este recopilatorio realizado por Forbes se encuentran producciones de Japón, Estados Unidos, y otros países europeos, y con temáticas muy distintas. «Estar en este tipo de listas que tiene una repercusión contrastada, es importante para reforzar nuestra marca exterior» ha subrayado Zuloaga.

Films y desarrollada por Overlat, estudio de creación de experiencias inmersivas, detrás de esta experiencia se encuentra un magnífico equipo de creativos y desarrolladores que, asesorados por los investigadores de la Zona arqueológica de La Garma, han trabajado intensamente en un proyecto que combina el rigor científico con el arte y el lenguaje de las nuevas tecnologías.