Esta iniciativa, que forma parte de la Estrategia de Conservación de la Biodiversidad de la ciudad y se enmarca dentro del Plan técnico de gestión del parque, tiene como finalidad alertar sobre los problemas que puede ocasionar esta actividad, que realizan a diario muchas personas.
La concejala de Medio Ambiente explica que las aves que habitan en Las Llamas tienen alimento suficiente en este humedal por lo que el exceso de comidas como migas de pan, galletas o gusanitos puede ser perjudicial, además de contribuir a la contaminación de este espacio.

FG_AUTHORS: Ayuntamiento de Santander – Noticia

Leer noticia completa: http://goo.gl/kNC53e

Dejar respuesta