El Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA), dependiente de la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria, ha resultado ser uno de los finalistas de ‘I live green’, el concurso de vídeos organizado por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y su red de socios de la Unión Europea para mostrar su creatividad y compartir sus acciones para ayudar al medio ambiente.

El proyecto audiovisual, que ha sido elaborado por el Centro de Documentación y Recursos para la Educación Ambiental en Cantabria (CEDREAC), ha participado en la categoría de agua limpia, con un vídeo de sensibilización ambiental acerca de lo importante que es no usar la taza del inodoro sanitario como cubo de la basura. Para ilustrar la relevancia de esta política medioambiental, el proyecto pone el ejemplo de los bastoncillos de los oídos, que pasan de los baños de los hogares a las playas.

Tras el proceso selectivo de entre todos los trabajos presentados, han resultado finalistas 31 vídeos y entre los que el proyecto del CIMA es el único español que ha logrado llegar a esta última fase.

El concurso de se fallará con el otorgamiento de un premio del jurado para cada una de las cuatro categorías de vídeos (comida sostenible, aire limpio, agua limpia y residuos mínimos), pero también se otorgará un Premio del Público.

Para visualizar los vídeos finalistas y proceder a su votación hay que acceder a esta página web. El vídeo del CEDREAC es el número 13.

De manera complementaria, el canal de YouTube del CEDREAC cuenta con este vídeo que explica con detalle cómo se puede votar, para lo que no es necesario registrarse.

La vicepresidenta regional y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, ha mostrado su satisfacción por el reconocimiento de este trabajo y ha recordado «la importancia y necesidad de acentuar la visibilidad de las problemáticas medioambientales a través del mundo de la imagen y las redes sociales».

«La imagen potencia el pensamiento visual e intuitivo», ha subrayado Díaz Tezanos, quien ha considerado que «es una herramienta fundamental para promover la sensibilización ambiental y los cambios necesarios en el comportamiento personal y colectivo para combatir los problemas y retos ambientales en nuestro entorno».