La IV Muestra de Cine y Creatividad convocada por la Fundación Botín, ha finalizado y ha sido el cine fantástico el que ha acaparado la mayoría de premios de este ciclo de cine en Santander.

El drama fantástico “Villa Mnemósine” ha sido la cinta ganadora del primer premio de la IV Muestra de Cine y Creatividad del Centro Botín. El cortometraje, ha sido dirigido por Rubén Salazar y protagonizado por la santanderina Marta Hazas, producido por “Amania Films” y rodado en el Parque Tecnológico de Álava, este cortometraje de corte psicológico reflexiona sobre los sueños y las pesadillas, así como sobre la dicotomía entre la realidad y la ficción.

El segundo premio ha sido concedido por la marca Bridgestone a “El fotoviaje de Carla”, un corto de género fantástico que mezcla imagen real con animación en 2D y que ha sido producido por Estefanía Cortés, ganadora en la edición anterior con la cinta Yerbabuena.

Al igual que en otras ediciones, el certamen ha ofrecido al público la posibilidad de conceder un tercer galardón con una votación. En esta edición, el premio se lo han otorgado a “El escarabajo al final de la calle”, un falso documental con una mezcla de comedia costumbrista y elementos de cine fantástico.

El jurado de la muestra, ha estado compuesto por Luis Manso, ganador de siete Premios Goya, el director creativo, Carlos Luna, y el director de la filmoteca de Cantabria, Enrique Bolado, ha sido el responsable de decidir los cortos ganadores de una edición que ha destacado por la calidad técnica y narrativa de las cuatro cintas finalistas.

La clausura de la IV Muestra de Cine y Creatividad del Centro Botín, que ya se ha convertido en uno de los importantes eventos en Santander, finalizó con un coloquio en el que participaron los directores de las cintas premiadas, Joan Vives, Fran Gas y Rubén Salazar, junto a Fany Fernández, montadora de “Marta” y los miembros del jurado, Luis Manso, Carlos Luna y José Manuel Carrasco, que también intervinieron en un debate que estuvo moderado por Nacho Solana.

El Centro Botín consigue acercar a los creadores de arte y cultura la oportunidad de acceder a un formato de difícil acceso como el cortometraje español en pantalla grande y al aire libre. Además, esta iniciativa refuerza la apuesta decidida del Centro Botín por el cine como una de las artes más idóneas para potenciar la creatividad del público.