El consejero de Innovación, Industria, Transporte y Comercio, Francisco Martín, ha instado a celebrar que se está superando la crisis sanitaria provocada por el coronavirus consumiendo en los comercios de proximidad para facilitar su recuperación tras el cierre de estas semanas, ya que «en buena medida su supervivencia también depende de nuestra actitud».

«Vamos a celebrarlo con moderación, pero con la convicción de que el pequeño comercio de Cantabria soporta mas de 15.000 empleos directos e ilumina nuestras calles», ha insistido.

Así lo ha dicho el consejero tras realizar una visita a los comercios de Torrelavega junto al alcalde, Javier López Estrada, para mostrarles su «apoyo» y para comprobar que se están cumpliendo las medidas de seguridad indicadas en este primer día de la fase cero de la desescalada.

En este sentido, Martín ha advertido de que al pequeño comercio «le esperan tiempos complicados» porque van a experimentar una puesta en marcha «lenta y progresiva» y porque «la nueva normalidad va a ser anormal» para el sector.

Esta primera fase, según ha dicho, es de «calentamiento» ya que, aunque hay «voluntad de abrir», también existe «indefinición» en cuanto a la respuesta de los clientes, ya que se desconoce como reaccionarán a la reapertura de los negocios.

En concreto, ha indicado que algunos hosteleros le han trasladado que retrasarán la reapertura de sus establecimientos, aunque los que cuentan con terrazas sí «tienen voluntad de abrir», al igual que los comercios.

Así, en este primer periodo en el que solo se puede asistir a ellos con cita previa, «se va a testar la voluntad del cliente» para conocer si tiene intención de acudir a los negocios durante la desescalada. Por ejemplo, «las peluquerías están todas llenas», ha dicho Martín.

En este sentido, ha avanzado que visitará otras localidades de Cantabria para verificar que se están aplicando las medidas de seguridad, como la atención con cita previa, la distribución de mascarillas y guantes, la distancia de seguridad y la desinfección de productos con los que entren el contacto los clientes.

El consejero ha destacado que Cantabria cuenta con unos 9.700 pequeños establecimientos que engloban a 15.000 autónomos, para los que el Ejecutivo diseñó el ‘Cheque Resistencia’ para ayudarlos a afrontar los gastos de sus negocios durante el cierre.

Asimismo, ha destacado que el Gobierno ha establecido un presupuesto de dos millones de euros para apoyar al comercio durante esta etapa de apertura progresiva hasta la «nueva normalidad».

En la misma línea, el alcalde de Torrelavega ha destacado la importancia del pequeño comercio y ha agradecido el «esfuerzo» que está realizando por cumplir «escrupulosamente» las medidas de seguridad.

Igualmente, ha recordado las medidas que el Ayuntamiento ha puesto en marcha para «hacerles menos grave la situación», como la distribución de mascarillas y guantes o el alcalde se ha referido al ‘Cheque Resistencia’ que se aprobará en unos días y que tiene consignada una partida de 600.000 euros.

Además, se permitirá a los hosteleros ampliar el espacio de sus terrazas para que puedan aumentar el número de mesas al tener que reducir el aforo al 50%.