Una inspección preliminar realizada por técnicos municipales en el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander (MAS) tras el incendio del lunes, evidencia la pérdida de la mayor parte de la biblioteca del centro, así como de ocho obras (siete pinturas y una escultura) valoradas en conjunto en unos 50.000 euros.

Además, el fuego declarado en el interior del edificio la madrugada del lunes ha dañado parte del mobiliario, focos, equipos audiovisuales y otros enseres destinados al montaje de las exposiciones que estaban embalados y almacenados en el espacio MeBAS, que había sido aislado de las obras que se ejecutaban en parte del edificio.

La concejala de Cultura, Miriam Díaz, ha dado a conocer este miércoles en un comunicado esta evaluación preliminar de daños, que deberá completarse con la información que se recabe en los tres informes que ha solicitado a otros tantos servicios municipales para determinar el alcance del incendio.

Así, se ha encargado un informe al servicio de Bomberos sobre la intervención practicada en el edificio, los daños sufridos en el inmueble, las posibles causas y foco del fuego, y cualquier otra circunstancia que pueda resultar de interés en relación a lo acaecido.

Igualmente, se ha solicitado informe al arquitecto municipal responsable del contrato de las obras sobre los trabajos que se estaban ejecutando, las medidas de seguridad adoptadas por la empresa contratista y el estado actual el edificio.

También se ha requerido la elaboración de un tercer informe a la dirección del MAS sobre las medidas de seguridad adoptadas para la conservación de los fondos del museo durante las obras, los daños registrados y cualquier otra circunstancia de interés.

Según ha subrayado Díaz, los tres informes solicitados desde la Concejalía son adicionales a las labores de investigación que está desarrollando la Policía Científica, que aún sigue trabajando en el edificio y con la que continúa colaborando el Ayuntamiento, a la espera de que concluya su labor y de conocer también sus conclusiones.

El Consistorio también está a la espera de los informes periciales de los seguros municipales, tanto del inmueble, como de las colecciones, así como de la información solicitada a la empresa adjudicataria de las obras.

En este sentido, la edil ha explicado que también se ha enviado un requerimiento a la contratista para que informe sobre la posible incidencia de los trabajos que estaba ejecutando y las medidas de seguridad adoptadas.

Respecto a la continuidad de las obras en el museo, Díaz ha señalado que la decisión se adoptará una vez se recaben todos estos informes solicitados a los técnicos municipales y a la propia empresa, responsable de la custodia del edificio durante la ejecución de los trabajos.