El Museo de Arqueología y Prehistoria de Cantabria (MUPAC) ha incorporado los restos fósiles del buey almizclero más antiguo al sur de Europa, datados en más de 35.000 años de antigüedad.

Estos nuevos restos revisten un «gran interés científico y patrimonial» al tratarse de una especie desconocida hasta ahora en la región Cantábrica y con «muy escasa» representación en la península ibérica.

Los restos se presentaron en un acto en el que han participado el vicepresidente regional y consejero de Cultura Pablo Zuloaga; el director del museo, Roberto Ontañón, y los responsables del proyecto, Monserrat Jiménez y Diego J. Álvarez, profesores de la Universidad de Oviedo, que han intervenido por videoconferencia.

También han asistido las directoras generales de Acción Cultural, Gema Agudo; y de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica, Zoraida Hijosa.

El director del museo ha destacado la relevancia de los nuevos fondos incorporados al museo en el mes de septiembre, que fueron descubiertos en el marco del proyecto de recuperación y estudio de restos óseos de mamíferos cuaternarios en dos cavidades cántabras del Parque Nacional de los Picos de Europa: la Cueva de Cabeza de Vaca (Tresviso) y la Torca de los Huesos o del Oso Caído (Cillorigo de Liébana).

Ha asegurado que se trata de unas piezas «únicas» en el panorama museístico español que representan la «enorme riqueza» arqueológica y paleontológica de la comunidad autónoma y que permiten al museo mantener sus fondos en continúa ampliación.

En relación con el proyecto divulgativo de estos fondos, a través de la pieza del mes, Ontañón ha explicado que, con motivo de la pandemia, se ha cambiado a un formato online, con conferencias y presentación de las nuevas incorporaciones a través del canal de youtube de la red de Museos de Cantabria.