El Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira acogerá hasta el 31 de marzo la obra ‘La caza de Meleagro‘, un cuadro cedido por el Museo Nacional del Prado a través de su proyecto ‘De gira por España’, organizado para celebrar su bicentenario y basado en el préstamo de algunas pinturas de «especial relevancia» de su colección a diferentes pinacotecas de toda España durante un mes.

En concreto, hasta la clausura de la celebración de sus 200 años de historia, en noviembre de 2019, el Museo del Prado distribuirá 12 obras más por toda la geografía española, una por comunidad y ciudad autónoma — excepto Madrid–, entre las que se encuentran algunas de Tiziano, el Greco, Velázquez, Zurbarán, Murillo o Goya.

A Cantabria le corresponde ‘La Caza de Meleagro’, pintada por Nicolás Poussin en Roma para el Palacio del Buen Retiro de Madrid, que narra la expedición organizada por el príncipe de los etolios de Calidón, Meleagro, para acabar con el jabalí salvaje que asolaba las tierras del país. Se caracteriza por la evocación del mundo grecorromano, la búsqueda del equilibrio en la composición y el estudio de las pasiones humanas.

El préstamo ha sido anunciado este lunes por el director del Museo del Prado, Miguel Falomir; la subdirectora general de Museos Estatales del Ministerio de Cultura y Deporte, Carmen Jiménez; la directora del Museo Nacional y Centro de Investigación Altamira, Pilar Fatas; y el delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga; en una rueda de prensa previa a la inauguración de la exposición.

Tal y como han explicado, la elección del cuadro prestado a Cantabria se debe a que existe una relación «muy directa» entre lo que representa y el paisaje de Altamira y las imágenes de la cueva, ya que se trata de una escena de caza, con caballos y cazadores que «parece que van a salir del cuadro y se van a perder por los montes aledaños».

Así, el director del Museo del Prado ha señalado que hay un «giño» entre la obra y Altamira, la «cuna del arte» del país, y parecía «pertinente» tanto por esa temática como por su calidad, ya que su autor es uno de los pintores barrocos «más importantes de Europa».

Por otro lado, ha explicado que se pretendía hacer eco de la «pluralidad» de museos, ya que las obras se distribuirán por algunos de «naturaleza variada» –privados, municipales, autonómicos, etcétera–, y mostrar la idea de que el Museo del Prado «es de todos y también de todos los cántabros».

En esta línea, la subdirectora general de Museos Estatales ha añadido que el cuadro es «muy sugerente si miramos el paisaje de Altamira» y que la idea de esta iniciativa es «acercar el Prado por el territorio español», por lo que «no puede ser mejor ni más positiva» para las comunidades autónomas.