El vicepresidente de Cantabria, Pablo Zuloaga, ha vaticinado que el futuro Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) será «un motor económico» para Santander, la ciudad donde se ubicará el edificio, y para el conjunto de la región.

Además, el también consejero de Cultura aspira a que esta actuación, que supondrá la mayor inversión cultural en 30 años -desde que se construyó el Palacio de Festivales-, sea financiada por otras administraciones, como el Estado, al que trasladará este planteamiento una vez esté el proyecto sobre el que se ejecutarán las obras, que no empezarán hasta 2022 ó 2023.

Así lo ha indicado el portavoz del Ejecutivo este miércoles en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno a preguntas de los periodistas después de conocerse esta semana la propuesta ganadora del concurso internacional de ideas convocado para construir la nueva y «definitiva» sede del MUPAC y el edificio administrativo anexo.

Se trata de ‘Estratos’, del estudio Mendoza Partida, de dos jóvenes arquitectos mexicanos afincados en Barcelona. El diseño consta de 18.441 metros cuadrados construidos, de los cuales 7.500 serán para las dependencias del Ejecutivo regional, y podría costar en torno a 45 millones de euros, de los cuales diez serían para esa sede administrativa.

Por lo pronto, se va a redactar el proyecto a partir de la idea ganadora, que supondrá una inversión de 1,7 millones, y después se procederá a la tramitación administrativa y licitación de las obras, contando para ello con las «previsiones presupuestarias necesarias».

En este sentido, y tras aludir a conversaciones mantenidas con el Gobierno de España para buscar su colaboración en la construcción de este museo -que no es nacional, sino que albergará la colección de arte prehistórico de la Comunidad y una sede de la administración autonómica-, ha señalado que se intentará conseguir financiación del Estado para esta actuación cultural, no para el edificio del Ejecutivo.

De todas formas, las vías de financiación se explorarán cuando esté el proyecto y se sepa cuánto va a costar de forma definitiva, teniendo en cuenta además que las obras no empezarán antes del año 2022 ó 2023.

A partir de ese momento, el Gobierno cántabro podrá «aspirar» a que haya partidas para el MUPAC en los Presupuestos Generales del Estado, pero sin dejar «de lado ninguna vía».