El oso Beato muestra el comportamiento normal de cualquier oso cantábrico y se alimenta por sus propios medios sin acercarse de forma evidente a los pueblos después de tres semanas desde su vuelta a la vida en libertad.

El oso Beato permaneció más de dos meses en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre (CRFS) de Villaescusa dependiente de la Consejería de Medio Rural, tras ser capturado herido el 24 de enero.

Según las imágenes que ha recogido el sistema de cámaras automáticas de vídeo que la Dirección General del Medio Natural tiene instalado en distintas zonas oseras de Liébana, el oso Beato tiene muy buen estado físico, con un aspecto general normal, un comportamiento de alerta y una positiva respuesta a los estímulos del medio.

El director general del Medio Natural, Antonio Lucio, ha explicado en un comunicado que los emisores GPS que porta el oso están funcionando perfectamente y permiten el seguimiento diario de su posición y de sus movimientos.

Así, se ha verificado que el oso se ha desplazado de las inmediaciones del lugar de la liberación, recorriendo áreas de presencia habitual de osos y muy favorables para la especie. Estos emisores están adheridos al pelo de la espalda de Beato y no dificultan sus movimientos. Tienen baterías para unos tres meses aproximadamente y se soltarán cuando el oso mude el pelaje.

Además de los emisores, el oso lleva un crotal para facilitar la identificación a distancia cuando el GPS deje de estar operativo. Antonio Lucio ha apuntado que, de continuar la positiva evolución de la readaptación de Beato a la vida en libertad, en las próximas semanas su seguimiento por parte de los técnicos y la guardería de la Dirección General del Medio Natural pasará a formar parte de los trabajos ordinarios de vigilancia y control que ese personal realiza en todas las zonas oseras de Cantabria.

Asimismo, ha indicado que se han facilitado las claves de acceso a la información de los emisores a los técnicos de la Junta de Castilla y León, continuando con el intercambio permanente de datos y la máxima colaboración entre todas las comunidades autónomas oseras de la Cordillera Cantábrica.