El Hospital Universitario Marqués de Valdecilla mantiene activo su programa de trasplantes de órganos desde la entrada en vigor del estado de alarma para aquellos receptores en situación de urgencia o con un elevado riesgo vital.

En concreto, durante los últimos días, se ha realizado un trasplante renal y una donación de órganos y enviado los injertos a otros centros del país donde había receptores en situación de urgencia vital.

Así lo ha informado el Gobierno de Cantabria en un comunicado, en el que el coordinador autonómico de trasplantes, Eduardo Miñambres, ha explicado que el trasplante renal, efectuado a un paciente menor de 45 años que había desarrollado una tasa de anticuerpos superior al 98% que le hacía casi inviable para la intervención, se ha llevado a cabo sin complicaciones. Tras más de cuatro años en diálisis, el paciente se recupera satisfactoriamente, ha destacado.

En la situación actual, y siguiendo las recomendaciones de la Organización Nacional de Trasplantes, la coordinación de trasplantes y los equipos del hospital han acordado trasplantar únicamente a aquellos receptores en situación de urgencia o con un elevado riesgo vital. «Solamente si el beneficio del trasplante en el momento actual es superior a la permanencia en lista de espera se procederá a la intervención», ha precisado Miñambres.

En este sentido, ha indicado que como consecuencia de la pandemia del coronavirus se han modificado los protocolos de donación y trasplante de acuerdo con las recomendaciones científicas. Ahora, se estudia exhaustivamente a todos los donantes de órganos para garantizar la ausencia de transmisión de la COVID-19 al receptor.

Siguiendo estas pautas, actualmente solo un grupo de entre 6 y 8 pacientes en lista de espera en Valdecilla para trasplante serían sometidos a una operación si hubiera un órgano compatible para ellos en los próximos días.