La Asociación Cambera pone en marcha una nueva campaña de inspección de las cuencas fluviales de Cantabria con el ‘proyecto Ríos’, en el que se prevé la participación de más de 500 voluntarios. Durante todo octubre, diversos grupos de voluntarios, coordinados por Cambera, se encargarán de muestrear el estado de conservación de distintos tramos fluviales.

Cada grupo muestreará tramos de río de 500 metros distribuidos por las principales cuencas hidrográficas del territorio cántabro, ha detallado en un comunicado Cambera. Para desarrollar esta tarea, las personas voluntarias cuentan con una metodología científica que permite obtener información con la que determinar la situación ecológica de los cursos fluviales cántabros.

Entre otros aspectos, destacan la determinación de la calidad del agua, del bosque de ribera, el inventario de flora y fauna, la detección de especies invasoras, la situación de la biodiversidad amenazada y el estado de las riberas. Todos los datos obtenidos por los voluntarios, junto con los ya recogidos durante la campaña de primavera quedarán reflejados en un informe que se desarrolla anualmente.

Dicho informe será puesto a disposición de las Administraciones públicas, la ciudadanía y los diversos colectivos de Cantabria, con el fin de dar a conocer la situación de los ecosistemas fluviales cántabros. Cualquier persona o colectivo puede formar parte de esta red de voluntariado para el estudio de los ríos de Cantabria contactando con la Asociación Cambera a través del correo electrónico proyectorios@redcambera.org o del teléfono 608 137 582.

El Proyecto Ríos cuenta con la colaboración del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) y la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria.