El quebrantahuesos ‘Aquilón’, que forma parte del proyecto de recuperación de esta especie en Picos de Europa, ha sido liberado esta semana en las cercanías de la localidad de Espinama, en Cantabria, tras recuperarse de la amputación sufrida en una de sus extremidades debido al accidente que sufrió el pasado otoño con un tendido eléctrico de alta montaña.

La liberación a su hábitat natural de ‘Aquilon’ ha corrido a cargo de técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), agentes del Medio Natural de la Consejería de Desarrollo Rural y efectivos del Seprona de la Guardia Civil.

El ejemplar, un macho de casi tres años de edad, ha pasado los últimos meses en rehabilitación en un centro especializado en quebrantahuesos, dirigido por el veterinario y experto en rapaces Juan Manuel Blanco.

Tras sufrir el accidente, técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos rescataron al animal, que se encontraba muy malherido con una lesión contusa abierta en avanzado estado de infección.

Tras recibir las primeras curas de urgencia en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Cantabria, ubicado en Villaescusa y dependiente de la Consejería de Desarrollo Rural, fue trasladado en buen estado al centro especializado de la FCQ, donde se optó por amputarle la mano herida para salvarle la vida.

Durante cuatro meses de rehabilitación, ‘Aquilón’ ha ido superando diferentes pruebas cognitivas y de motricidad, lo que ha permitido que el Gobierno de Cantabria y especialistas de la Fundación acordaran su liberación este lunes en el Parque Nacional de Picos de Europa.

Compartir en: