La Plataforma de Empresas Culturales de Cantabria (PECCA) está coordinando, con otras asociaciones profesionales, un estudio del impacto económico de la crisis del Covid 19 en el sector cultural de Cantabria. Los datos se están recogiendo a través de una encuesta online a la que se accede desde esta página web.

El formulario pretende recoger las diferentes casuísticas de los profesionales de un sector diverso y plural. Por ello puede ser rellenado por cualquier profesional, independientemente de su figura jurídica, de cualquier sector cultural, pertenezca o no a PECCA.

Se trata de un formulario dinámico que admite ser rellenado a lo largo del tiempo, en función de las circunstancias cambiantes de cada situación económica, y tantas veces como casuísticas tenga un mismo profesional: cancelación de talleres formación, de espectáculos escénicos, eventos, exposiciones, cese de actividad, despidos, …

El objetivo es doble: por un lado obtener información concreta (lo más detallada posible) de las pérdidas de ingresos y puestos de trabajo, debido a las restricciones de la emergencia sanitaria, para realizar un documento de síntesis con las valoraciones y consecuencias para el sector en Cantabria.

Por otro lado, elaborar una serie de medidas derivadas del documento mencionado que serán trasladadas al Gobierno de Cantabria y al Ministerio de Cultura, para desarrollar conjuntamente acciones eficaces que permitan mitigar las pérdidas económicas del sector, reducir la destrucción de puestos de trabajo y la desaparición de empresas en la medida de lo posible.

Según explica PECCA en un comunicado de prensa, la dificultad de liquidez de las empresas culturales es «el problema más acuciante» debido a la cancelación de eventos, espectáculos, exposiciones, talleres formativos, ferias, etc., que ha hecho desaparecer los ingresos previstos y que, «desgraciadamente, parece que se alargará al menos varios meses».

«Todo esto agrava la situación de estas empresas que pertenecen ya a un sector vulnerable y que puede llevar a la desaparición de las mismas y al empobrecimiento cultural de la Comunidad, ya que gran parte de la actividad cultural que sucede en Cantabria proviene de la iniciativa privada, en una capital donde no existe un teatro municipal y se nutre de las programaciones de teatros privados y uno autonómico», describe PECCA.

Por ello, considera conveniente actuar de forma coordinada «como nos consta que se está haciendo en otras comunidades autónomas y ayuntamientos y desde el primer momento, como estamos haciendo con la Dirección General de Industrias Culturales del Ministerio de Cultura y Vicepresidencia del Gobierno de Cantabria».