La Biblioteca Central de Cantabria y el Cine Groucho han acogido desde este martes y hasta mañana viernes 23, la décima edición del Picknic Film Festival, un festival que difunde un cine «distinto» y distribuye piezas de poca visibilidad.

En esta edición, en la Biblioteca Central se proyectarán cortometrajes a concurso, en las categorías de animación, videocreación, documental y ficción; mientras que los largometrajes se podrán ver en el Cine Groucho en sesión matinal y en la Biblioteca en sesión de tarde.

El ganador de cada categoría será reconocido con un diploma y, además, se otorgará el Premio Cine Picknic a la Mejor Película, que consistirá en una estatuilla.

El festival fue presentado por la directora general de Acción Cultural, Eva Ranea, y por el promotor de la iniciativa, Luis Bezeta, quien ha destacado que se trata de piezas «difíciles de ver» y que «abren la mente y la visión al mundo».

Además, ha avanzado que le han llegado trabajos de los cinco continentes y que se han seleccionado piezas de todo tipo y «muy variadas» en cada sección.

Por su parte, la directora general ha destacado que se trata de un festival en el que se podrá ver «otro cine» que «no llega habitualmente a las salas», y ha destacado su distribución tanto en el ámbito público (la Biblioteca Central) como en el privado (el Cine Groucho).

Esto, según Ranea, permite que las piezas lleguen a personas con perfiles socioculturales «muy diferentes» y es una forma de que todos los públicos «se acerquen cada vez más» al cine y tengan acceso a eventos culturales, ya que las proyecciones son gratuitas.