Dos esculturas de Joan Miró, ‘Tête’ (1978) y ‘Femme’ (1969), amplían desde hoy el “discurso cultural” de los Jardines de Pereda de Santander, donde ambas permanecerán durante al menos cinco años tras haber sido cedidas por Sucessió Miró al Ayuntamiento de la capital cántabra.

La alcaldesa de Santander, y la directora ejecutiva del Centro Botín, Fátima Sánchez, han asistido este viernes al descubrimiento de ambas esculturas en los Jardines de Pereda junto a alumnos del colegio Quinta Porrúa de la ciudad, que han sido los encargados de retirar las lonas que cubrían ambas piezas.

La escultura ‘Tête’ (1978) ha quedado expuesta junto al templete de música de los jardines, mientras que ‘Femme’ (1969) se ha colocado frente al Centro Botín, que el pasado año acogió la muestra ‘Joan Miró: Esculturas 1928-1982’ tras la cual se gestó el acuerdo de cesión al Consistorio de estas dos esculturas, así como otras dos, ‘Femme Monument’ (1970) y ‘Souvenir de la Tour Eiffel’ (1977) al propio centro de arte de la Fundación Botín.

Las dos esculturas, cedidas por cinco años prorrogables otros cinco, llegaron la pasada noche a la ciudad y todos los servicios técnicos municipal han trabajado durante la noche para colocarlas sobre los pedestales construidos exclusivamente para su ubicación y en los que están ancladas. Además, para poder mostrar estas dos piezas de bronce al aire libre, también se han implentados diversas medidas de seguridad.

La alcaldesa de Santander ha agradecido a los herederos de Miró y especialmente a su nieto y cabeza visible de la Sucessió Miró, Joan Punyet Miró, la cesión de estas dos piezas, que se gestó durante la muestra sobre el artista en el Centro Botín el pasado año. “Sentía la necesidad de que en el territorio nacional la escultura de Miró fuese conocida y que su arte estuviese accesible”, ha dicho Igual.