La Casa Museo de Manuel Cacicedo acoge desde ayer una exposición permanente con alrededor de 50 obras del escultor, cuya hermana, Mercedes, donó al Ayuntamiento este edificio, en San Román, en el que, a partir de ahora, se va a dar a conocer su legado artístico.

Se ha elegido precisamente la Semana Santa como fecha para la inauguración de esta exposición de un escultor que cuenta entre sus obras con algunos de los pasos procesionales que se pueden ver en las calles de Santander en estos días, como la Virgen de la Esperanza, de la Cofradía y Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza; o «La entrada triunfal del señor en Jerusalén», conocida como «La borriquilla».

Otras de sus obras son el «Cristo de la Tercera Caída», que se encuentra en la parroquia de San Román; la lápida de Don Pedro Gómez de Oreña, en la iglesia de Santa Lucía; el «Cristo de la Agonía», en la iglesia de Santa María de Puerto de Santoña; la estatua del obispo D. José Eguino y Trecu, en la plaza del mismo nombre situada junto a la catedral, o el Monumento a la Vaca, en el parque del doctor Morales.

En 1990, pocos meses antes de su muerte, el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo dedicó a Manuel Cacicedo una exposición retrospectiva, en homenaje a su obra.

La exposición permanente que se podrá ver en la Casa Museo de Manuel Cacicedo consta de unas 50 obras procedentes del legado del escultor, que se exhiben en la planta baja y en la planta superior, en cuatro ámbitos diferentes.

Un resto muy importante de más de un centenar de piezas, escayolas, moldes, pruebas, etc. se han situado en la planta sótano, a modo de taller, ámbito de trabajo, susceptible, en un futuro, de poder ser utilizado como pequeña sala de exposiciones para instalaciones o exposiciones de escultura de artistas jóvenes.

Dejar respuesta