El Ayuntamiento de Camargo ha finalizado las obras de renovación integral de la fachada del centro cultural La Vidriera tras el pintado de más de 2.000 metros cuadrados de superficie, actuación en la que se ha aplicado una pintura mineral de silicato más sostenible que no contiene entre sus componentes elementos derivados del petróleo.

Gracias a estos trabajos que se han llevado a cabo en coincidencia con el trigésimo aniversario de la puesta en funcionamiento de este centro cultural, el exterior del edificio presenta a partir de ahora un «mejor aspecto y durabilidad», ya que la pintura que se ha aplicado carece de componentes plásticos y por lo tanto no le afectan las diferencias de temperaturas y consigue una mayor resistencia a la intemperie, destaca el Consistorio en nota de prensa.

Otra de las ventajas es que, a diferencia de lo que ocurre con las pinturas plásticas, la empleada para pintar la fachada de La Vidriera no se mancha por el polvo en suspensión y la suciedad no se incrusta, lo que permitirá que el agua de lluvia sea capaz de limpiar las paredes.

Igualmente, por su composición también presentará una mayor conservación en el tiempo en lo referido a la permanencia cromática, haciendo que los colores «no pierdan intensidad ni brillo y permitiendo que se mantengan prácticamente como el primer día por más tiempo», con el consiguiente ahorro económico para las arcas municipales.