El presidente del Gobierno, Miguel Ángel Revilla, y el vicepresidente, Pablo Zuloaga, han destacado la importancia del mantenimiento y la difusión de la cultura y del patrimonio para medir la riqueza que un pueblo deja a las generaciones futuras.

Durante la inauguración de la exposición ‘Grabados Pasiegos’ en la Biblioteca Central de Cantabria, ambos han destacado la labor del propietario de la misma, Javier Gómez Arroyo, para conservar y dar a conocer la historia y la cultura de la «pasieguería».

En su intervención, Revilla ha asegurado que esta exposición es «una auténtica joya» que contribuye a conservar las tradiciones que tenemos «como pocos pueblos» y que conforman «la Cultura con mayúsculas».

El presidente ha puesto en valor la historia de los pasiegos como «verdaderos héroes» que, desde el siglo VIII, comenzaron a repoblar los Valles del Pas hasta convertirlos en un «espectáculo verde» y en el que tiene especial protagonismo la vaca como «tótem» de los pasiegos.

Miguel Ángel Revilla ha explicado que en la condición «heroica» del pueblo pasiego tuvieron un papel fundamental las mujeres, y, especialmente, las amas de cría de la época de Alfonso XIII.

Por su parte, Zuloaga ha agradecido la labor desempeñada por la directora de Acción Cultural, Eva Ranea, y del propietario de la exposición, Javier Gómez Arroyo, por «garantizar que el patrimonio perdure para futuras generaciones».

En este sentido, Zuloaga ha destacado que esta muestra es fruto del estudio y el coleccionismo de Gómez Arroyo desde 1982, un esfuerzo que actualmente permite «reflexionar sobre cómo era la Cantabria de entonces» a quienes ahora ven en estas imágenes «una especie de Instagram de aquella época».

La muestra, que se puede visitar durante todo el mes de agosto en la Sala Piti Cantalapiedara de la Biblioteca Central de Cantabria, «prestigia», según Pablo Zuloaga, el universo y la cultura de los pasiegos, además de que pone en valor una zona en la que muchos hombres y, especialmente, muchas mujeres, trabajaron «para sacar adelante».

En la inauguración, el jueves por la tarde ha estado presente, junto a Revilla, Zuloaga y Ranea, el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, y numerosos visitantes, gran parte de ellos procedentes de los Valles Pasiegos.