La Cabalgata de Reyes de Santander será este año diferente y recorrerá 50 kilómetros con el fin de llegar a casi todas las calles y barrios de la ciudad. El evento, que durará varias horas de la tarde del 5 de enero, estará geolocalizado, de manera que se podrá saber por dónde va a la comitiva a través de una web que se creará al efecto, aunque también, más adelante, se repartirá un plano con el recorrido.

El objetivo es que los niños vean a los Reyes Magos desde sus ventanas, y al extender el recorrido de los 1,8 kilómetros habituales entre Gamazo y el Ayuntamiento a los 50 de esta ocasión se pretende evitar aglomeraciones de gente.

La Cabalgata de este año solo consistirá en las carrozas de los tres Reyes Magos con un paje, escoltados por una veintena de efectivos de la Policía Local y acompañados por un coche de Bomberos y otro de Protección Civil.

Son datos que ha avanzado la concejala de Dinamización Social de Santander, Lorena Gutiérrez, quien ha insistido en que la celebración de este evento, como del resto de los diseñados para Navidad, dependerán de la autorización de Salud Pública.

La edil explicado que Santander no va a tener «la Cabalgata que conocemos», de una media de 15 carrozas, 20 pasacalles y 1.200 personas a pie. «Eso no podemos vivirlo este año», ha advertido, si bien ha señalado que, en su lugar, los Reyes Magos recorrerán «50.000 metros por el centro y todos los barrios a los que podemos llegar», sin realizar paradas porque se primará la seguridad y evitar aglomeraciones.

De este modo, podrán disfrutar de la Cabalgata desde sus ventanas y balcones «un alto porcentaje de niños». La concejala ha apuntado que en Santander hay unos 10.000 pequeños de dos a 10 años de edad y «nos encantaría llegar a todos los rincones pero no se va a poder».

La Cabalgata estará geolocalizada por GPS y se podrá ver su situación en una web en tiempo real. El recorrido y el horario se darán a conocer próximamente. Y para quienes prefieran quedarse en sus casas, los Reyes Magos emitirán un mensaje por televisión.