Un total de 759 esquiadores inauguraron el jueves la temporada en la Estación de Esquí y Montaña Alto Campoo de Cantabria, en una jornada en la que han estado abiertos quince kilómetros esquiables en otras tantas pistas, el 65 por ciento de las 23 con las que cuenta la instalación, con entre cuarenta y setenta centímetros de espesor de nieve polvo.

Para el viernes, jornada de Año Nuevo, 640 usuarios reservaron plaza para acceder a la instalación, según ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

La consejera de Turismo, Marina Lombó, se ha felicitado por el inicio de la temporada en «condiciones de seguridad», con un protocolo de prevención del COVID avalado por la Dirección General de Salud Pública y un aforo limitado que no superará las 1.000 personas hasta que la situación epidemiológica mejore.

«El tiempo no ha acompañado tanto como nos hubiera gustado, pero los deportistas han podido disfrutar por fin del esquí, tal y como estaban ya esperando», ha dicho la consejera.

La titular de Turismo ha reconocido que este año los aficionados «no podrán acceder a la instalación» siempre que lo deseen, por las limitaciones de aforo, razón por la que se han establecido un forfait a un precio «mucho más bajo» que otras temporadas, 125 euros para los nuevos usuarios y 99 para quienes ya lo adquirieron el ejercicio pasado.

Por último, la consejera ha agradecido a los trabajadores de CANTUR su «esfuerzo» por tenerlo «todo a punto» para el inicio de una temporada.