El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha asistido este domingo a la apertura de la primera edición de la Gran Feria del Padre de Requejada, en la que participan más de 70 puestos de gastronomía de Cantabria y que tiene entre sus principales protagonistas a la sal, un producto característico de Polanco.

Tras la inauguración del mercado agroalimentario, el jefe del Ejecutivo ha recorrido los puestos de productos cántabros y ha presenciado la actuación de la Banda de Gaitas de Cantabria y el desfile de trajes típicos de la región.

Entre las actividades de la primera edición de esta feria, también ha destacado una muestra de cocina y catas a cargo de Floren Bueyes, presidente de la Asociación de Cocineros de Cantabria y una exposición de variedades de sal, junto a una comida popular con cocido montañés.

Además, se ha celebrado un homenaje a los ‘Padres del año’ y los más pequeños han contado con hinchables y una zona de juegos, informa el Gobierno.