El proyecto LIFE Stop Cortaderia ha logrado frenar la expansión del plumero en los valles del interior de Cantabria, después de certificar la ausencia de esta especie invasora en 21 municipios y eliminar en el último año más de 700 focos repartidos en 22 ayuntamientos con una superficie de actuación de 23 hectáreas.

Gestionado por la asociación AMICA y SEO/BirdLife y el impulso de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el proyecto tiene previsto ampliar su área de trabajo de los 54 municipios actuales a un total de 61, lo que supondrá actuar sobre las tres cuartas partes del territorio de la Comunidad Autónoma, informa el Gobierno.

Estos resultados son fruto de la campaña de «alerta temprana» que ha desarrollado LIFE Stop Cortaderia dentro de su plan de acción para erradicar una planta invasora que durante este verano ha vuelto a iniciar su floración y la consecuente dispersión de nuevas semillas.

De ahí la importancia de reducir su expansión por los valles interiores, donde se distribuye en focos aislados o dispersos de varios ejemplares pioneros, capaces de dispersar millones de semillas y facilitar su expansión.

De hecho, su presencia en la zona interior de la región se liga a bordes de carreteras y pistas; a la construcción y mantenimiento de infraestructuras; y a los trabajos con maquinaria en explotaciones forestales.