Tras un año muy duro, donde casi todos los sectores han visto como sus negocios se vieron cerrados y frenados durante largas épocas en el tiempo, empresas y trabajadores esperan las ayudas de las instituciones locales para reactivar la economía cántabra y santanderina.

Para lograr volver al camino del crecimiento económico y aumentar los puestos de trabajo, el gobierno autonómico y el ayuntamiento de la ciudad van a invertir en las conexiones del territorio tanto con la Península como con otros puntos de Europa. Gran parte de la inversión va a ir dirigida a conseguir lo antes posible disfrutar de una red ferroviaria de alta velocidad.

Tras un invierno duro los esfuerzos también se centrarán en la conservación y mantenimiento de carreteras, para mejorar los baches y reparar las grietas. De este modo hacer más segura la circulación.

Mientras las empresas centran sus esfuerzos en mejorar sus sedes y fábricas, para dar el mejor servicio posible. Muchas de ellas están realizando mejoras en sus pavimentos industriales, que tienen un papel importante a la hora del transporte y la logística, acelerando los procesos si estos se encuentran en correcto estado.

De este modo, se espera que a partir de verano la economía comience a recuperarse y a partir de ese instante empezar un periodo de crecimiento.

Compartir en: