La compañía naviera CLdN ha elegido el puerto de Santander para celebrar el bautismo del buque Laureline, de 216 metros de eslora, como muestra de «agradecimiento y confianza» por el crecimiento de su negocio en el mercado de España y Portugal.

El bautismo se celebró en la Estación Marítima, y contó con la presencia de las principales autoridades regionales y locales, entre ellas el presidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla, y la alcaldesa de Santander, Gema Igual, así como el presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, Jaime González; y Christian Cigrang, presidente de CLdN.

Con bandera de Malta, y fabricado en un astillero coreano, el Laureline está diseñado para transportar trailers, contenedores y vehículos. Lleva dos semanas navegando, y aunque la compañía ha elegido el puerto de Santander para su bautismo, inicialmente no está adscrito a la línea regular que CLdN explota en el puerto cántabro, con escalas semanales con el puerto de Brujas.

El bautismo fué oficiado por el párroco de la iglesia de Santa Lucía, José Olano. La alcaldesa destacó que la elección de Santander para este bautismo es una «demostración de confianza plena» que conlleva también la obligación de «estar a la altura y no defraudar la confianza».

Igual afirmó que Santander es un puerto «seguro» y una ciudad «de acogida encantada de servir de base a una actividad creadora de empleo y riqueza». Y deseó que el bautismo del buque Laureline sirva para estrechar relaciones relaciones y que la actividad comercial siga creciendo.

Por su parte, el presidente de Cantabria expresó su agradecimiento a la compañía luxemburguesa por escoger «esta bahía tan hermosa» para ser «un centro de operaciones con todo el mundo».

Revilla destacó que Cantabria es una región con un gobierno «estable», y una población «hospitalaria y trabajadora», «un buen sitio para hacer negocios y para vivir», dijo. Con respecto al puerto, se refirió a proyectos como el tren de altas prestaciones a Madrid o el centro logístico de La Pasiega, que es «el crecimiento natural hacia fuera y será una ayuda extraordinaria para este puerto».

CLdN incluyó, en octubre de 2016, al Puerto de Santander como nueva escala de su servicio ibérico Ro-Ro con Portugal (Leixoes), Holanda (Rotterdam) y Benelux (unión aduanera y económica de Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo) y añadió un nuevo buque a este servicio.

Así, el Puerto de Santander, el único español con el que trabaja CLdN, entró en la rotación, ofreciendo dos escalas directas a la semana con origen y destino Rotterdam (Holanda).