La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) no impartirá este verano cursos presenciales con alumnos en su sede del Palacio de la Magdalena de Santander, y sólo programará seminarios con asistencia de especialistas a partir de la tercera semana de agosto.

Así lo ha comunicado la rectora de la UIMP, María Luz Morán, en una carta remitida este lunes a todo el personal de la Universidad, en la que justifica esta decisión debido a las medidas establecidas a raíz de la pandemia del coronovius.

La UIMP, creada en 1932, no vivía una situación similar desde el inicio de la Guerra Civil española en 1936, cuando tuvo que suspender su actividad durante nueve años, hasta 1945, debido a la contienda.

En su carta, Morán explica que, ante el «previsible» mantenimiento de las medidas sanitarias que limitarán «durante meses» la movilidad y las actividades presenciales, y siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Universidades, se ha decidido «abandonar» el plan inicial de realizar unos cursos de verano «convencionales, aunque con un calendario reducido».

«Pero no nos resignamos», dice, «a que los cursos de verano no se impartan, por lo que hemos acordado un programa alternativo en el que los cursos presenciales -seminarios de especialistas sin asistencia de estudiantes- no comenzarán en el Palacio de la Magdalena hasta la tercera semana de agosto».

«Paralelamente», continúa la rectora, «se promoverá la impartición de cursos ‘on line’ y se ampliará nuestro verano al último trimestre de 2020, contando con todas nuestras sedes para que acojan una buena parte de las propuestas de cursos previstas para los meses de julio y agosto».

Morán añade que de forma inmediata retomarán los contactos con sus patrocinadores y con los directores de los cursos con el fin de tener diseñado este programa alternativo «a comienzos del mes de junio».

En su carta, la rectora recuerda también que la suspensión de todas las actividades presenciales derivada del estado de alarma les ha obligado a poner en marcha procedimientos de docencia y evaluación ‘on line’ con el objetivo de que los estudiantes pueden finalizar sus estudios durante este curso académico y asegurar que todas las actividades cumplan «estrictamente» con criterios de «rigor y equidad».

Reconoce, sin embargo, que la «principal preocupación» ha sido cómo organizar los cursos de verano en un contexto de «tanta incertidumbre, con una disminución drástica de nuestros patrocinios, una probable caída de la matrícula de estudiantes y, sobre todo, con el previsible mantenimiento de medidas sanitarias que limitarán durante meses nuestra movilidad y las actividades presenciales», motivos todos ellos que han llevado a tomar la decisión de suprimir los seminarios con alumnos.

En un primer momento, y tras decretarse el estado de alarma por el coronavirus, la UIMP se planteó reajustar la programación de los cursos de verano de 2020 y retrasar el inicio de su actividad al 20 de julio, algo que finalmente no ocurrirá.