La red de centros de visitantes del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) vuelven a abrir sus puertas en una temporada en la que el Gobierno de Cantabria ofrecerá 150 jornadas con actividades y rutas guiadas, dirigidas tanto a familias como a niños, además del juego de escape ‘Reto Riopanero’.

Hasta el 16 de diciembre los centros permanecerán abiertos los viernes, sábados y domingos y durante los meses de julio y agosto, toda la semana excepto los lunes.

La vicepresidenta regional y consejera de Universidades e Investigadores, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, ha destacado «la temprana» apertura de los centros, que este año se ha adelantado tres meses, así como la «amplia y novedosa» oferta de actividades complementarias que ha organizado el CIMA en su compromiso por «la educación y la sensibilización ambiental».

Entre las novedades, ha subrayado la continuidad de un juego de escape en el Centro de Interpretación del Monte Hijedo que, bajo la denominación de ‘Reto Riopanero’, el año pasado contó con la participación de casi 1.000 personas.

Al igual que en 2017, el CIMA facilitará transporte a los centros escolares que lo soliciten para que sus alumnos disfruten de «un juego de escapismo pionero en España por sus contenidos educativos medioambientales».

En el caso de las rutas guiadas, está previsto la organización de 35 diferentes, mientras que las actividades medioambientales serán 33. Todas ellas se encuentran a disposición del público en la página web del CIMA.

Este año también se ofrecerán actividades para los centros educativos de la región, que incluyen visitas de escolares a cualquiera de los centros de interpretación, rutas guiadas por el entorno y un taller medioambiental específico. Al igual que el año pasado, el CIMA facilitará transporte a los centros escolares que lo soliciten para realizar las visitas a los centros interpretativos y participar en las rutas guiadas.