El Museo de Arqueología y Prehistoria de Cantabria (MUPAC), el Museo Marítimo del Cantábrico, el Museo Etnográfico y el Museo de la Naturaleza de Carrejo abrieron ayer al público, con restricciones en el aforo y «estrictas» medidas de higiene.

A partir del 26 de mayo y siempre condicionado al paso de Cantabria a la fase 2 de la desescalada, reanudarán también su actividad las cuevas y el resto de centros culturales que dependen de la Consejería de Cultura del Gobierno regional.

La apertura de los museos se hará conforme a las condiciones que ha establecido el Gobierno central para la fase 1 y, así, se permitirá la visita a las colecciones y exposiciones temporales, con un aforo de un tercio de cada sala y cerrando aquellos espacios que no permiten mantener la distancia mínima. Para garantizar el control de aforo y la distancia, los centros podrán establecer tramos horarios para las entradas.

Además, en esta fase, las actividades culturales y didácticas seguirán suspendidas y los servicios de consigna permanecerán cerrados. Tampoco será posible hacer uso de pantallas táctiles, audioguías, folletos o material análogo, y se recomienda a los usuarios que acudan con sus medios de protección individual.

El MUPAC mantendrá su horario de apertura habitual, de 10 a 14 y de 17 a 20 horas, con un aforo limitado a 100 personas y reserva de cita previa para la visita a la exposición permanente en el sótano del Mercado del Este. Las visitas individuales o guiadas serán como máximo de seis personas y se reforzará la vigilancia para garantizar el cumplimiento de las medidas de seguridad.

El Museo Marítimo también tendrá un aforo de 100 personas entre las diferentes salas: 25 personas máximo en los acuarios, 15 en la sala González Linares situada en el sótano, otras 15 en la sala de etnografía pesquera y 26 en la de historia marítima. En la terraza podrán estar 11 personas, y en recepción y zonas comunes como máximo ocho personas, mientras que la sala Casado Soto, la sala Naos y el servicio de cafetería, restaurante y tienda permanecerán cerrados.

El acceso en grupo se limitará a seis personas máximo, y la circulación por las salas del museo se realizará de forma lineal y secuencial, siguiendo el circuito indicado, evitándose las aglomeraciones de usuarios, así como la permanencia excesiva en una zona. En el caso de los investigadores, se atenderán sus peticiones con cita previa.

Por su parte, el Museo de la Naturaleza de Cantabria permitirá el acceso de hasta ocho personas cada 15 minutos, de manera que sea posible la circulación entre las salas manteniendo la distancia de seguridad, y la Casona de Tudanca se podrá visitar con cita previa y solo para grupos como máximo de seis personas de una unidad familiar o equivalente.

El Museo Etnográfico de Cantabria solo lo podrán visitar seis personas cada hora y de un mismo grupo, cifra que se eleva a 12 durante el fin de semana. Las visitas de investigadores también se acordarán con reserva.