Los cuatro paradores nacionales de Cantabria, –Santillana del Mar, Gil Blas, Fuente Dé y Limpias-, rondarán casi el lleno durante los meses de julio y agosto, con una «alta ocupación», según el presidente de Paradores, Óscar López.

Durante su visita a uno de los dos paradores nacionales que hay en Santillana del Mar, en concreto el Santillana Gil Blas, junto con la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, López ha destacado que todos los paradores de Cantabria aumentarán su ocupación este verano, respecto al del año pasado, pese a contar con menos turismo internacional.

Así, ha detallado que, con las reservas realizadas hasta este jueves, los paradores de Santillana del Mar tendrán una ocupación del 81 por ciento en julio y agosto, con un crecimiento del 8 por ciento respecto al anterior verano. Igualmente, el parador de Fuente Dé crece un 3 por ciento, hasta alcanzar un 80 por ciento de ocupación, y Limpias un 12 po cento, contando con el 84 por ciento de sus plazas cubiertas.

El presidente de Paradores ha destacado que según estos datos, los cuatro paradores de Cantabria tendrán una ocupación superior a la media nacional, que se sitúa en julio en el 75 por ciento y en agosto en el 90 por ciento.

Por ello, ha mostrado la satisfacción de Paradores por la confianza que los clientes están depositando en la red, que «tiene más habitaciones vendidas para julio y agosto que en 2019», lo que también muestra, a su juicio, la «reactivación económica» tras la emergencia sanitaria del COVID-19.

También ha recordado que Paradores lanzó una oferta para los profesionales sanitarios españoles que han combatido «en primera línea el virus» y, a día de hoy, han reservado ya 25.000 habitaciones.