El artista Manu Arregui protagoniza el último proyecto expositivo de la temporada estival de este año en la Sala Robayera de Miengo, que se presenta este sábado, 31 de agosto, a las 19:30 horas.

La muestra, organizada con el apoyo institucional del Ayuntamiento de Miengo y la Consejería de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, lleva por título «Ejercicios de medición sobre el movimiento amanerado» y constituye la primera cita centrada en el videoarte que se realiza en este espacio.

La exposición se encuentra vertebrada por tres videoproyecciones y una serie de gráficos en los que se ofrece una investigación de los códigos e interpretaciones vinculados a la gestualidad tomando como motivo las manos, el cuerpo o la cara en movimiento.

Con ayuda de reglas gráficas, líneas de retícula y rastreadores de posición sobre diferentes articulaciones del cuerpo, Manu Arregui parece querer constituir un irónico sistema científico que esclarezca en qué consisten esos movimientos afeminados para permitirnos establecer una normativa ecuánime donde los ciudadanos puedan conocer la conducta corporal inadecuada a su sexo, señala la sala Robayera en nota de prensa.

Se trata de mostrar abiertamente el desajuste del individuo frente al mandato de una masculinidad normativa que refuerza la asimetría y el binarismo de género, prescribiendo para el hombre roles vinculados a la virilidad, la fortaleza y el poder.

El baile actúa como activador del derecho a disentir y, tal como advierte Mariano Mayer en el texto que acompaña el catálogo de la exposición, la repetición se convierte en una forma de invención y un modo de suprimir herencias de comportamiento.

Las videoproyecciones van acompañadas de una selección de gráficos subtitulados «Nelly», Swish», «Blasé» y «Camp» en los que el artista presenta una serie de mediciones en forma de onda que ilustran los cuatro tipos de movimiento según las categorías de afeminamiento establecidas por el psicoterapeuta C.A. Tripp en el libro «The Homosexual Matrix» (1975).

Pionero en la aplicación de la animación 3D en el ámbito del videoarte, Manu Arregui (Santander, 1970) vive y trabaja en Bilbao.
Es licenciado en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco y en 2002 obtuvo la Beca de Artes Plásticas de la Fundación Marcelino Botín, con la que completó su formación en el ISCP de Nueva York.

Desde que iniciara su trayectoria expositiva a finales de los 90, sus trabajos han sido incluidos en diferentes proyectos individuales y colectivos en importantes centros de arte nacionales e internacionales, así como en eventos como la Bienal de Venecia, Art Basel Miami, Frieze en Londres o ARCO en Madrid.

Su trabajo ha sido reconocido con premios y becas como la Multiverso BBVA en 2018, Propuestas Vegap en 2015, el Premio ARCO-BEEP de Arte en 2014, el Premio Altadis de Artes Plásticas en 2007, la Mención de Honor de Generación 2006 de Caja Madrid o el Primer Premio de Videocreación y Formatos Digitales Caixa Galicia en 2004.

Su obra está representada, entre otras, en las colecciones de los museos ARTIUM de Vitoria, Guggenheim de Bilbao, MACBA de Barcelona, MUSAC de León, La Panera de Lleida, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid o el MAS de Santander, así como en significativas colecciones de carácter privado.