La gira ‘La cruz del mapa’ de Manuel Carrasco, que está reuniendo a miles de espectadores en cada uno de sus conciertos, no defraudó tampoco las expectativas en Santander como plato fuerte de la tercera jornada del festival Magdalena en Vivo 2019 y congregó a cerca de 8.000 personas bajo la intensa lluvia, que no desanimó a la legión de seguidores del artista andaluz que se dieron cita para bailar y corear todos sus temas más emblemáticos.

Carrasco llegó a Cantabria en su mejor momento profesional, después de llenar el estadio Benito Villamarín de Sevilla y tras reunir a 55.000 espectadores en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid y mostró una vez más sobre el escenario de la campa de La Magdalena una cercanía y un sello personal que es tan característico del cantante y compositor onubense.

Como estaba previsto, además de sus grandes éxitos, como ‘Que nadie’, ‘No dejes de soñar’, ‘Ya no’ o ‘Tambores de guerra’, el músico andaluz interpretó en esta tercera de jornada de Magdalena en Vivo algunos de los temas de su último álbum, como ‘Me dijeron de pequeño’, ‘Me gusta’, ‘Déjame ser’ o ‘Los primeros días’, entre otros muchos.

El exconcursante de ‘Operación Triunfo‘, que atesora una dilatada trayectoria profesional, con cerca de una decena de trabajos discográficos y casi dos décadas de carrera, se exprimió a fondo durante dos horas y media de concierto, en las que tuvo tiempo para dedicar incluso una bulería a la ciudad de Santander y al público cántabro, que no se cansó de aplaudir a su ídolo.