Más de 2.000 alumnos de 15 centros de Cantabria han tomado parte en la IV edición de ‘Cinestudio’, una campaña de cine destinada a estudiantes de Bachillerato y Ciclos Formativos, puesta en marcha por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, y que se ha desarrollado en las sedes de Santander y Torrelavega de la Filmoteca regional.

La directora general de Cultura del Ejecutivo regional, Eva Ranea, ha afirmado que este programa nace con el doble objetivo de formar nuevos espectadores «críticos y exigentes» y que los participantes tengan una experiencia no sólo formativa, sino también «sientan la sensación que provoca acudir a una sala de cine».

Así lo ha señalado la directora, durante el acto de clausura de la presente edición, donde se ha hecho entrega de los premios a los ganadores del concurso que cada año se convocan dentro de este programa.

Ranea ha resaltado que este programa cultural trata de dar solución a la carencia que existía en el sistema educativo reglado en cuanto a las enseñanzas cinematográficas. Del mismo modo, dada la dificultad de desarrollarla en las aulas, la Filmoteca de Cantabria era el «entorno ideal» para que los estudiantes «tomaran conciencia de la importancia de esta forma de expresión artística».

El Ejecutivo regional ha mantenido la estructura con la que comenzó la iniciativa y en este curso se han proyectado un total de 33 sesiones. En el caso del documental, se ha visionado ‘Man on wire’ (2008), de James Marsh, comentado por Nacho Solana; el largometraje de este curso ha sido ‘El río’ (1951) de Jean Renoir, comentado por Paulino Viota, y en la sesión de cortometrajes españoles se han podido ver cuatro: ‘7,35 de la mañana’ (2003) de Nacho Vigalondo; ‘Éramos pocos’ (2005), de Borja Cobeaga; ‘Escalada’ (2018), de Nacho Solana; y ‘Binta y la gran idea’ (2004), de Javier Fesser.