La Guardia Civil y la Policía Nacional, con apoyo de las policías locales, están intensificando hoy miércoles su presencia en las carreteras y los accesos a los municipios de Cantabria para prevenir los desplazamientos indebidos, especialmente a segundas residencias, con motivo de las vacaciones de Semana Santa. En concreto, está previsto que se realicen durante la jornada más de 6.000 controles en la región.

Esos controles tendrán especial incidencia en accesos y salidas de las autovías A-8, tanto en la confluencia con el País Vasco como en la de Asturias, y en la A-67, que une Cantabria con la Meseta, en concreto con la provincia de Palencia.

También habrá controles, tanto fijos como móviles, en múltiples carreteras nacionales y autonómicas que dan acceso a las principales poblaciones y comarcas de la región, con especial atención a lugares donde se concentran segundas residencias.

Según ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa, el objetivo es interceptar a aquellos que, de forma insolidaria, traten de trasladarse a segundas residencias incumpliendo con ello las medidas decretadas en el estado de alarma.

En este sentido, ha advertido de que, aunque lleguen los días festivos de Semana Santa, está en vigor el estado de alarma y solo se puede salir de la vivienda para la adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad, o la asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios.

También están considerados desplazamientos necesarios y, por tanto permitidos, acudir al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial, el retorno al lugar de residencia habitual, ir a entidades financieras y de seguros o cualquier otra actividad de análoga naturaleza.