Los integrantes del proyecto ‘Camino de Santiagua‘ han recalado en Cantabria para continuar con la creación de la ruta jacobea subacuática, que combina trekking y buceo en un total de 21 etapas, mediante la instalación de monolitos.

A su paso por Cantabria, una de las comunidades autónomas por las que transcurre el Camino del Norte hacia Santiago de Compostela, los submarinistas han realizado inmersiones en Castro Urdiales, Laredo, Santander, Suances y Comillas. Al mismo tiempo, y con el fin de sumar más peregrinos marinos, han colocado monolitos subacuáticos y terrestes.

Esta iniciativa, que ha contado con el apoyo de la Consejería de Turismo del Gobierno de Cantabria y la Fundación Camino Lebaniego, pretende generar, además, una corriente de educación medioambiental y sensibilización a través de diversos actos organizados por ‘Camino de Santiagua’.

Entre los distintos objetivos está poner en valor el litoral cantábrico y lanzar un mensaje de compromiso para detener los vertidos al mar, del plástico y crear reservas marinas.

Para dar a conocer su periplo, los promotores han presentado este jueves, en el Centro de Buceo de Pedreña, el recorrido que comenzaron el 25 de julio, Día de Santiago, con el fin de cumplir el sueño de Adolfo Rodríguez, un experimentado submarinista e ideólogo de la iniciativa, que siempre quiso poner en marcha la peregrinación subacuática como una alternativa más. Actualmente, se encuentran en trámites para homologar esta idea y establecer la figura del ‘peregrinosub’.

Al término de la presentación han visitado el monolito subacuático, que colocaron recientemente en la isla de Mouro, junto con un grupo de más de 20 buceadores que han querido vivir esta inmersión de peregrinación.

En los próximos días, el grupo de buceadores terminará sus etapas en territorio cántabro y se adentrarán en Asturias para hacer un gran encuentro de buzos en Llanes, donde además realizarán un llamamiento para que todos los agentes sociales recapaciten sobre los daños que sufre el fondo marino y la repercusión negativa de la pesca intensiva.

En la página web  se pueden estudiar las 21 etapas que conforman esta ruta, con 34 inmersiones, 246 millas náuticas y 180 kilómetros a pie.