Naturgy, ENI y la República Árabe de Egipto han llegado a un acuerdo amigablemente para resolver la situación de UFG, la sociedad participada al 50% entre las compañías Naturgy y ENI. En concreto, las partes firmaron ayer los acuerdos pertinentes y tienen la intención de completar la transacción durante el primer semestre de 2020.

El acuerdo valora el 100% de UFG en 1.500 millones de dólares (1.365 millones de euros), de los que 1.200 millones corresponden a sus activos en Egipto y los 300 millones de dólares restantes son los activos fuera del país árabe.

Con el acuerdo alcanzado, la compañía que lidera Francisco Reynés Massanet, recibirá un pago en efectivo de 600 millones de dólares, así como la mayoría de activos fuera de Egipto, excluyendo las actividades comerciales de UFG en España.

El cierre del acuerdo supondrá la salida de Naturgy de Egipto y el fin de la alianza con ENI en UFG, así como de cualquier obligación de comprar GNL (gas natural licuado) del país árabe en el futuro. En consecuencia, reduce la exposición de la compañía a los contratos de aprovisionamiento de gas, y resuelve una situación compleja que se había demorado desde 2012 en la planta de Damietta y que requería importantes recursos.

Según Naturgy, este pacto reafirma su capacidad para reducir su perfil de riesgo y simplificar su presencia geográfica y de negocio, con el objetivo de reasignar capital y recursos en aquellas áreas que maximicen la creación de valor a largo plazo para todos sus accionistas, tal como se prevé en el Plan Estratégico 2018-2022.

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, ha valorado “muy positivamente este acuerdo, ya que supone un avance claro en los pilares principales del plan estratégico 2018-2022, al simplificar la presencia geográfica de Naturgy para focalizarnos en aquellas áreas que maximicen la creación de valor a largo plazo de nuestros principales negocios para los stakeholders de la compañía”.

Con esta firma, se pone fin a una situación donde no se había permitido el funcionamiento de la planta de Damietta. Además, la compañía ha demostrado una vez más su perfil negociador para solucionar este tipo de conflictos. Todo esto a pesar de tener un fallo favorable en 2018 en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativo a Inversiones (CIADI), con sede en Washington, y que fue homologado en Reino Unido.