El municipio de Peñarrubia, en el corazón de los Picos de Europa, ha estrenado este jueves un nuevo servicio municipal de bicicletas eléctricas de montaña, para cuya implantación el Ayuntamiento ha contado con una subvención de la Consejería de Medio Ambiente para reducir la emisión de gases a la atmósfera.

La vicepresidenta y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, ha asistido hoy a la inauguración de este servicio municipal de bicicletas eléctricas con el que se pretende «garantizar el transporte eficiente y sostenible» a vecinos y visitantes desde La Hermida hasta el resto de localidades de este municipio.

Díaz Tezanos ha señalado que este proyecto contribuye «a la reducción de emisiones a la atmósfera» y limitar, así, la contaminación en «un paraje de una belleza y valor inigualable en los Picos de Europa». Igualmente, este servicio trata de «sensibilizar y concienciar a la población» del uso de «medios de transporte más sanos y ecológicos».

Por ello, la vicepresidenta ha augurado un «éxito total» a «un proyecto bonito», teniendo en cuenta, además, la habitual afluencia de turistas en Peñarrubia.

La puesta en marcha de este servicio está subvencionada por la Dirección General de Medio Ambiente a través de una convocatoria de ayudas dirigida a impulsar la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera en los sectores difusos, es decir, aquellos que generan este tipo de emisiones pero que no estén reguladas por ley, tales como el transporte y la gestión de desechos.

En concreto, el proyecto cuenta con un presupuesto de más de 17.600 euros para dotar al municipio de seis bicicletas eléctricas de montaña y el Gobierno de Cantabria, a través de la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, ha subvencionado la cantidad de 15.000 euros, el 80% del proyecto total.

El acto también ha contado con la asistencia del alcalde de Peñarrubia, Secundino Caso, que ha mostrado su satisfacción por un «pequeño» proyecto que, no solo pretende «luchar contra el cambio climático», sino también «hacer mejor y más fácil, especialmente para los mayores, el acceso a un lugar muy sensible medioambientalmente como es el Parque Nacional de Picos de Europa«.