En la actualidad, el hombre se resiste a perder el pelo, y cada vez son más demandados los implantes capilares cuando ven clarear su cabeza. El uso de geles, champús u otros tratamientos para prevenir la alopecia es una alternativa, de hecho, en la clínica capilar CFS Barcelona, realizan un diagnóstico precoz y digitalizado, así como un tratamiento capilar adecuado a las necesidades de cada paciente.

Lo primero que hay que hacer, si decides realizarte unos implantes capilares, es un estudio personalizado. En este análisis, los especialistas diagnostican las causas de la alopecia y las posibilidades de éxito del implante capilar, entre otros factores, para poder elegir el tratamiento más adecuado. Es importante, saber el tipo de pérdida de cabello que sufren los pacientes para elegir la mejor técnica a la hora de someterse a una intervención de implantes capilares.

Es una realidad, que el implante capilar se ha ido abriendo paso y, de hecho, es el tratamiento estético más exigido entre la población masculina. Además, este tipo de técnica ha sufrido una “carrera meteórica” en los últimos años, ya que ahora existen numerosas técnicas novedosas e innovadoras con las que el paciente a penas sufre dolor. “En el año 2000 se arraigó la técnica FUE, que ha resultado revolucionaria por su sencillez, rapidez, comodidad, eficacia y que carece de complicaciones significativas, pero que tiene el inconveniente de exigir al paciente que rasure su cabeza para poder realizarse”, ha explicado el Dr. Carles Ortiz, cirujano de la clínica capilar CFS.

Para evitar esta situación, existe la técnica FUE New Dense-Zafiro, que consiste en la extracción de las unidades foliculares de manera mínimamente invasiva, ya que permite que el paciente reanude su rutina diaria a los pocos días del trasplante. “Al no dejar cicatriz, el implante pasa totalmente inadvertido”, apunta del Dr. Ortiz.

Por último, el Dr. Carles Ortiz recuerda que “es importante destacar que los pacientes que se sometan a un implantes capilares, independientemente de la técnica que utilicen, deben continuar bajo seguimiento médico capilar tras la intervención, ya que las patologías capilares requieren un control continuado”.