La capital de la provincia de Lleida es el centro económico y cultural más importante del interior de Cataluña, rica en patrimonio ideal para visitar en familia gracias a las múltiples actividades que se organizan también para los más pequeños. Al margen de la ciudad más visible, la del bullicio, encontramos un lado oculto para el que sobran motivos para reservar apartamentos familiares en Lleida y hacer una escapada: los Restos del Palacio de la Paeria, los restos del ábside de la antigua iglesia de Sant Joan y los Restos de la Muralla Medieval de Anselm Clavé.

A través de la visita a estos puntos, el viajero puede conocer vestigios romanos y medievales de la ciudad antigua. Restos de murallas, de iglesias, de baños andalusíes y hasta de la prisión medieval se mantiene impasible al paso tiempo.

El Palacio de la Paeria deja a la vista vestigios de un edificio rectangular de época romana, sobre los que se encontraron numerosos objetos del siglo V d.C. También alberga restos de baños andalusíes de los que hay constancia ya en el año 1208.

Otro de los puntos de interés es la calle Anselm Clavé, en ella se pueden visitar restos de las murallas medievales andalusí y feudal. Restos que datan de la época de Pedro III el Ceremonioso (1.336) y de la que se pueden visitar los tramos y las torres de dos muros medievales.

Muy cerca de estas murallas, en los sótanos del Auditorio Municipal hay una secuencia superpuesta de niveles arqueológicos de varias épocas: tardoibérica, romana imperial, tardorromana, medieval andalusí, medieval Cristiana y moderna.

La iglesia de Sant Joan, situada en la zona comercial conserva restos del ábside medieval (XIII) y de época medieval cristiana y moderna. Está compuesta por una planta basilical de tres naves con una fachada neogótica con aperturas ojivales y un enorme rosetón central. Durante unas excavaciones arqueológicas realizadas en 1975, se hallaron restos de la antigua iglesia románica, parte del ábside y algunas ménsulas y capiteles que hoy se encuentran en el Museo diocesano de Lleida.

Todo el casco antiguo de Lleida es una zona ideal para descubrir rincones que en el día a día pasan desapercibidos, por eso para el alojamiento podemos encontrar apartamentos larga estancia en Lleida que nos permitirá conocer aún más del entorno.

Saliendo de la capital y acercándonos hacia el norte de la provincia de Lleida podemos viajar en el tiempo con la visita a la mina Victoria del Val d’Arán, una explotación minera que fue abandonada en los años 50 y que se abrió al público en el año 2004 tras ser restaurada.

Una excursión que nos lleva a través de un sendero hasta acceder a las galerías donde mediante una visita guiada conoceremos toda la historia de esta explotación de zinc. En total la ruta tiene una duración de 2-3 horas para un recorrido de 3 kilómetros cuyas entradas se pueden adquirir en el Museo del Valle de Arán.