El presidente Miguel Ángel Revilla, ha afirmado que «Liébana es una joya permanente de Cantabria, pero aún hay mucho por hacer allí, empezando por los accesos», y ha reclamado la mejora del Desfiladero de la Hermida.

Revilla, junto con varios alcaldes de la zona, han presentado el Plan de Sostenibilidad Turística en Destinos de la Comarca Lebaniega, uno de los 25 proyectos seleccionados por la Secretaría de Estado de Turismo, entre más de 150 candidaturas y que está dotado con 2,7 millones de euros.

El presidente ha señalado que el patrimonio cultural, religioso e histórico, el paisaje y la gastronomía hacen de Liébana un «valor seguro» para atraer visitantes. «En tan poco espacio es imposible encontrar tanto», ha dicho.

Sin embargo, considera imprescindible la mejora del Desfiladero de la Hermida para garantizar un acceso cómodo y en condiciones de seguridad, mejora que está comprometida por el Estado y que espera que aparezca plasmada en los próximos Presupuestos Generales.

«Faltan unos accesos adecuados. Los hizo el Gobierno de Cantabria hace años en la parte que le correspondía hasta Palencia. Quedó a medio camino la de San Glorio y tenemos el Desfiladero de la Hermida, que es la asignatura pendiente para decirle a la gente venga con cierta seguridad y rapidez», ha apuntado.

El presidente ha felicitado a Liébana por haber sido seleccionada por el Ministerio para desarrollar este proyecto de turismo sostenible del que, por encima de todo, ha destacado su «dimensión comarcal» y que es fruto del «buen trabajo» y del consenso de todos los ayuntamientos.