San Vicente de la Barquera celebrará este fin de semana la fiesta de La Folía, que vivirá el domingo su acto central con la centenaria tradición de devolver a la patrona a las aguas por las que, según la leyenda, llegó en un lejano «martes de Pascua florido».

Este año, por primera vez, una mujer será la encargada de llevar a la patrona sobre sus hombros en la procesión, rompiendo así la tradición según la cual las jóvenes se encargaban de cantar a la Virgen y los hombres de llevarla a hombros.

Así, la Cofradía de la Virgen de la Barquera, que custodia la imagen de la Virgen y de organizar el acto, atiende la petición de la joven barquereña Sara Miguel, de 29 años, que será la encargada de hacerlo, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

La imagen de la Virgen de la Barquera permanece desde Semana Santa en la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles y el domingo volverá a su santuario en singular procesión marítimo-terrestre que es el acto central de este festejo que congrega a miles de personas.

Los actos festivos han comenzado hoy 3 de mayo con el concierto de ‘Los Cosío’ y la Coral Barquera y con la romería y verbena que se celebrarán los tres días de fiesta, además del concierto del grupo ‘Recuerdos’ y la prueba deportiva de Casting que se desarrollarán al mediodía y en la tarde del sábado respectivamente.

Ya el domingo, el día grande, se comenzará a las 10.30 horas con un pasacalles que llevará a los picayos hasta el Ayuntamiento, en donde al mediodía se realiza la recepción oficial de autoridades que asistirá a la misa cantada por la Coral Barquera.

La verdadera Folía comenzará a las 16.30 horas con la procesión que, en llevará la Virgen desde la Iglesia Parroquial hasta el antiguo puerto pesquero, por las empinadas calles acompañada por autoridades, fieles, la Banda de Cornetas y Tambores de San Vicente y los picayos, que dan a la fiesta su imagen marinera por los trajes que llevan hombres y mujeres.

Al final de la procesión terrestre, se canta a la patrona viejas melodías acompañas del sonido de la pandereta y movimientos reverenciales, cuyos orígenes son muy remotos.

Tras la actuación la Virgen será embarcada en el pesquero ‘Siempre Santa María’ al que este año le ha correspondido llevar a la patrona en la procesión marítima, a la que acompañana al resto de embarcaciones haciendo sonar sus sirenas cargadas de romeros.

El ‘Siempre Santa María’ irá la cabeza y marcará el rumbo de la procesión por alta mar, siempre dependiendo de las condiciones marítimas y climatológicas.

Tras la procesión, la imagen será desembarcada en el muelle pesquero desde donde será llevada, nuevamente en procesión terrestre, hacia su santuario, donde estará hasta el próximo año.

Los actos religiosos de La Folía se cerrarán con el cántico de la ‘Salve marinera’ por parte de los asistentes.