El portavoz del equipo de Gobierno de Santander, Javier Ceruti, ha defendido la necesidad de celebrar la Semana Grande, en los términos que sea posible, por sus beneficios para la actividad económica de la ciudad, gravemente afectada por la crisis del coronavirus.

A preguntas de la prensa en una rueda de prensa online, Ceruti (Cs) ha apostado por encontrar un equilibrio coste-beneficio en la celebración de las fiestas locales que pueda generar actividad económica, subrayando que cada familia que pueda trabajar por la parte que se pueda mantener del programa es «una familia menos que va a tener necesidad de ayuda de los Servicios Sociales».

«La mayor preocupación ahora del Ayuntamiento es poder hacer frente a la necesidad de ayuda de mucha gente por la caída de la economía», ha advertido al respecto.

También ha aclarado que no se está hablando de «grandes jolgorios» ni de grandes concentraciones de gente –«no es ese el paisaje que se plantea este año»– sino de valorar la repercusión económica y el coste «pensando el aliviar la situación económica que ya está encima».

«Que van a ser distintas (las fiestas), lo sabemos», ha dicho el edil, quien ha insistido en que actualmente no hay «bases firmes» para tomar decisiones, aunque sí ha subrayado la necesidad de que no se produzca una «catástrofe económica».

«Tenemos que ser conscientes de que cualquier apoyo a la actividad económica es esencial para salvar los servicios sociales», ha enfatizado, insistiendo en que «tenemos que reactivar un cuerpo económico que está en coma».

Con todo, el portavoz del equipo de Gobierno ha recordado que los eventos que podrán mantenerse o celebrarse dependerán de las instrucciones de las autoridades competentes, por lo que ha considerado «sentido común» no decir «ni cómo van a ser (las fiestas) ni que no van a ser» hasta no conocer las instrucciones de las administraciones.