El Ayuntamiento de Santander inauguró el pasado jueves el Belén municipal, que este año ha sido elaborado por los alumnos del colegio Padre Apolinar de la Fundación Obra San Martín y que podrá visitarse hasta el 6 de enero en la Plaza de Pombo, en horario de 10.00 a 22.00 horas.

Como novedad y debido a la crisis sanitaria del coronavirus, el Belén se ha instalado en una estructura acristalada de cinco metros de largo por cerca de dos metros de ancho que permite la visualización de las figuras en modo «escaparate».

La alcaldesa, Gema Igual, y el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, han inaugurado el nacimiento acompañados por Juan Fernández Armenteros, director de la fundación Obra San Martín, y el concejal de Servicios Sociales, Álvaro Lavín.

Antes de su instalación, la alcaldesa y la concejala de Dinamización Social, Lorena Gutiérrez, han compartido un rato con los alumnos, ayudando en la elaboración del Belén que se caracteriza por tener un diseño y unas formas «muy originales y sorprendentes».

Más de 90 jóvenes del centro de educación especial han participado en el diseño de la distribución, así como en la selección y colocación de todos los elementos que componen las diferentes escenas del nacimiento.

Igual ha destacado el trabajo tanto de los usuarios como de los profesores de la Obra San Martín y ha recalcado que «cada uno ha aportado lo mejor de sí mismo para generar este proyecto compartido, fruto del resultado del esfuerzo, capacidad y creatividad de todos».

El Belén, impulsado desde la Concejalía de Dinamización Social, cuenta con una distribución en niveles que facilita su contemplación a todos, desde los más pequeños, personas con movilidad reducida o que se desplazan en silla de ruedas hasta los más mayores.