La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha visitado junto a la concejala de Medio Ambiente, Margarita Rojo, el área de esparcimiento canino del parque de Reina Victoria, con el que el Ayuntamiento de Santander da por concluidas las mejoras de ocho de las nueve zonas destinadas al disfrute de los perros que hay en la ciudad.

Esta actuación, que ha contado con una dotación económica de 136.160 euros, ha consistido en el suministro e instalación de nuevo vallado de madera no permeable, la mejora de señalización y mobiliario, incluyendo cartelería, fuentes, bancos y sanecanes.

En total se han instalado más de 1.000 metros lineales de nuevo vallado para la delimitación de las áreas; 3 nuevos carteles de señalización; 11 bancos; 6 fuentes mixtas para personas y perros; 9 sanecanes y 4 juegos de agility para perros.

El Ayuntamiento de Santander ha llevado a cabo estas mejoras con la finalidad de acotar las zonas de esparcimiento canino de la ciudad, ubicadas en los parques La Teja, Reina Victoria, Nueva Montaña, Morales, Ciriego, Cabo Mayor y las zonas de Peña del Cuervo y junto al Parlamento de Cantabria del parque del Agua, que hasta ahora solo estaban señalizadas.

Las personas que tengan perros como mascotas también pueden utilizar el área de esparcimiento canino de Peñacastillo, que al ser el último en habilitarse, ya contaba con estas mejoras.

La alcaldesa ha afirmado que hoy en día «las mascotas, los animales y, en concreto, los perros tienen un lugar relevante en muchas familias» y son «importantes» para las personas que están solas o son mayores.

Según ha afirmado, la ordenanza municipal no permite tener sueltos a los animales por la ciudad y hasta ahora solo había zonas señalizadas pero no acotadas.

Para Igual es fundamental que las mascotas estén «bien cuidadas» y sus dueños «sean responsables» tanto en temas sanitarios como sociales.

Según el censo de animales de la especie canina, Santander contaba con cerca de 20.000 perros de diversas especies en septiembre de 2019, así como 1.205 potencialmente peligrosos.

De ahí la importancia de contar con campañas de sensibilización sobre el cuidado de estos animales así como de la recogida de excrementos y civismo.