La empresa Guppy implantará antes de fin de año en Santander coches eléctricos compartidos con una tarifa ajustada al kilometraje, de 0,50 euros el kilómetro, y con una flota de 35 vehículos que se ampliará a 50. También está previsto que se ofrezcan plazas de aparcamiento en exclusiva monitorizadas en tiempo real.

La iniciativa cuenta con el apoyo de la Consejería de Industria, que ha trasladado su apoyo a esta iniciativa en un encuentro que ha mantenido el consejero, Francisco Martín, con el administrador e inversor de Guppy, Roberto González Barcenilla, y el director de la zona de Cantabria, Juan Gracia Vara.

Según ha informado el Gobierno regional en nota de prensa, los vehículos están dotados con la última tecnología y ayuda a la conducción y, además del uso individualizado, están acondicionados para uso de empresa con ventajas como la localización constante de los trayectos que se llevan a cabo.

Martín ha felicitado la iniciativa de González Barcenilla, empresario cántabro y director general del Grupo Remolques Unidos, por diseñar un servicio de movilidad sostenible integral y elegir Cantabria como uno de los lugares para su aplicación.

Para el consejero, se trata de una apuesta «muy innovadora», que «tendrá que romper la barrera de la propiedad», pero que es un claro ejemplo de adaptación a la economía digital en la que «estamos cada vez más inmersos».

Según Martín, la empresa aborda el problema de la movilidad con una «alternativa valiente» por medio de la innovación, el desarrollo tecnológico y la sostenibilidad, «tres aspectos básicos con las que el Gobierno apoyará sin reparos la iniciativa».