El vicepresidente del Gobierno de Cantabria, Pablo Zuloaga, ha visitado el comienzo de las obras de renovación de la cubierta de la iglesia de Santa María de la Asunción de Laredo que, con una inversión de 300.000 euros, pondrán fin a las numerosas goteras y humedades que hacían peligrar la integridad del edificio y las obras de arte en su interior.

Zuloaga ha puesto en valor la colaboración institucional que ha posibilitado el desarrollo de este proyecto, financiado por el Gobierno de Cantabria, el Ayuntamiento de Laredo y el Obispado de Santander, y ha destacado el impacto que tendrá en la mejora y puesta en valor de la Puebla Vieja, que mañana celebra el 50 aniversario de su declaración como conjunto histórico artístico.

Además, ha asegurado que esta obra, que estará concluida en 2021, comienza por «lo urgente», que es solucionar la cubierta, para después desarrollar el plan director que «permita conservar el templo para futuras generaciones».

Junto a la alcaldesa del municipio, Charo Losa; el párroco de la iglesia, José Luis Cerro; la directora general de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica, Zoraida Hijosa, y parte de la Corporación, el vicepresidente ha recorrido esta obra, de la que ha destacado su complejidad técnica, y que actuará sobre 1.692 metros cuadrados de los tejados de fábricas góticas y renacentistas, principalmente.

Además, ha enmarcado esta actuación en la hoja de ruta fijada por su departamento para preservar los Bienes de Interés Cultural (BIC) de Cantabria y recuperar y proteger el patrimonio histórico de la Comunidad Autónoma, que tiene en esta iglesia uno de sus referentes y un legado monumental esencial para Laredo.

Ubicada en el conjunto histórico de la Puebla Vieja, la iglesia de Santa María de la Asunción es uno de los templos más representativos del gótico costero regional, que adopta la tipología de tradición cisterciense borgoñona, con dos órdenes o alturas (arcadas y ventanales), creando espacios amplios de proyección más horizontal que vertical, similar a los existentes en Santoña, San Vicente de la Barquera y la catedral de Santander.

Esta iglesia, declarada monumento nacional por el Gobierno de España en 1931, se integra en el conjunto urbano de la Puebla Vieja compuesto por seis calles en retícula que conformaron el primitivo núcleo poblacional de la villa, con sus murallas y sus puertas.

Compartir en: