‘Gotelé’, de Rogelio Sastre; ‘Abuelo’, de Juan y Caque Trueba; ‘Mis dos mitades’, de Marta Solano; ‘Escalada’, de Nacho Solana; y ‘Desaliento’, de Pinky Alonso, son los cinco cortometrajes que conforman el catálogo de ‘Cantabria en corto’ del año 2019, al que se han presentado 19 trabajos, un notable aumento “de la cantidad y la calidad”.

Así lo ha destacado una componente del jurado, Esther Cabero, que ha presentado, junto con el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, a los ganadores de ete año, y quien ha subrayado la “importante” difusión que tendrán estas obras ya que se presentarán en festivales tanto nacionales como internacionales.

Estos trabajos han sido elegidos por un jurado integrado por Cabero y Txema Muñoz, del catálogo vasco ‘Kimuak’, el más antiguo de España; Ismael Martín, coordinador de ‘Madrid en corto’ y referencia en el sector del cortometraje, y José Manuel Zamora, director de ‘Abycine’, Festival de Cine de Albacete, que este año ha cumplido su veinte edición.

En esta convocatoria se ha triplicado el número de trabajos recibidos, pues se han un total de 19, de los cuales se han elegido cinco. Todos ellos son de directores de nuestra región o bien residentes en la misma.

Para el consejero, este catálogo ha demostrado ser una “herramienta eficaz” para nuestros cineastas ya que, en ediciones anteriores, han sido más de 5.000 las inscripciones de cortometrajes cántabros a festivales, y donde han cosechado multitud de selecciones y premios en lugares como Perú, Méjico, Puerto Rico, Canadá, Argentina, Alemania, Francia, Reino Unido, además de por todo el territorio nacional.

Fernández Mañanes ha destacdo que este catálogo “aspira a situarse como un referente dentro del panorama nacional, ganando año tras año, visibilidad y prestigio”. En este sentido, ha recalcado que ‘Cantabria en corto’ es “mucho más que un año de distribución gratuita” en festivales, es un “sello de calidad” y un “reconocimiento” para los trabajos seleccionados que les hace disfrutar durante un año de una serie de ventajas.

Está prevista la inscripción de 200 festivales por cortometraje, lo que hace un total de 1.000 inscripciones de las películas seleccionadas en 2019. Otro de los objetivos que se pretenden con esta iniciativa es favorecer la producción de más rodajes, para los que se ofrece la colaboración de la Cantabria Film Commission, oficina del Gobierno de Cantabria que les facilita permisos, bases de datos de profesionales, asesoramiento, etcétera.

El titular de Cultura ha explicado que, como en anteriores ediciones, habrá intercambio con otras comunidades, como las hechas con La Rioja, País Vasco y Canarias, a lo que se une un programa de proyecciones en el exterior en centros culturales españoles, Instituto Cervantes, Universidades, lo que “aumenta la visibilidad” de los cortometrajes.

Por su parte, Cabero ha coincidido con los directores Nacho Solana y Juan Trueba, y el actor David Fernández, presentes en esta presentación, en la necesidad de estas iniciativas que dan “visibilidad” al trabajo de los directores de la región.