El vicepresidente de Cantabria y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte, Pablo Zuloaga, y la titular de Educación, Formación Profesional y Turismo, Marina Lombó, han visitado el set de rodaje de la serie televisiva ‘Spain Passion’, que durante estos días se graba en Cantabria con el apoyo del Ejecutivo regional para ser emitida en China en 2020.

Ambos han coincidido en destacar que la producción «abre Cantabria al mundo» y representa una gran oportunidad para que «se conozca nuestro patrimonio paisajístico y cultural y, también, a los cántabros». Así, los dos se han mostrado «muy satisfechos» por el enfoque de la serie, concebida como una ‘road movie’ que recorre España en ocho capítulos, dos de ellos dedicados a Cantabria.

«Permitirá que los espectadores chinos conozcan nuestros pueblos y a nuestra gentes», han insistido Zuloaga y Lombó, que han participado como espectadores en la grabación de una escena en el Centro Botín y han podido compartir opiniones sobre la marcha del rodaje con el productor ejecutivo, Ángel Tapia; el director, Pelayo Muñiz, y los tres protagonistas de ‘Spain Passion’: dos actrices chinas y un actor español.

«Para el Gobierno de Cantabria es muy interesante apoyar este tipo de iniciativas que, además de dar a conocer Cantabria, nos permiten convertir la región en un gran espacio de rodaje y atraer más producciones», ha subrayado Zuloaga, al referirse a la labor desarrollada por Cantabria Film Commission.

  El vicepresidente ha definido de «completo» el proyecto como instrumento para enseñar «nuestro Patrimonio, desde las riquezas prehistóricas a nuestros valles más rurales, la ciudad de Santander y, especialmente, el Patrimonio inmaterial y el trabajo de nuestros hombres y mujeres en su medio natural» y ha señalado que el mismo supondrá una plataforma para que «otros equipos de rodaje nacionales e internacionales conozcan las posibilidades que ofrece una Comunidad como Cantabria para rodar».

A su juicio, sumar un nuevo rodaje a esta industria en la región se traduce en «beneficios a corto, medio y larga plazo» porque, según ha explicado, esta serie puede producir el ‘efecto llamada’ y la llegada de nuevos proyectos cinematográficos permitirán ingresos económicos y la implicación de empresas culturales locales».