El Ayuntamiento de Torrelavega ha decidido suspender sus fiestas patronales de la Virgen Grande, que se celebran a mediados de agosto, debido a la tendencia «al alza» que atraviesa actualmente la pandemia del coronavirus.

Así lo han anunciado este viernes en rueda de prensa el alcalde, Javier López Estrada, y la concejala de Festejos, Patricia Portilla, que han insistido en que la situación ahora es «crítica y difícil» y por tanto los esfuerzos de Torrelavega se tienen que centrar en «luchar» contra el virus.

Si bien han explicado que sería posible llevar a cabo el programa de fiestas diseñado por los técnicos municipales -a quienes han dado las gracias por su trabajo-, con eventos limitados y con medidas de seguridad frente al Covid, el equipo de Gobierno considera que «no estamos en un momento de celebración» y prefiere no celebrar La Patrona.

Y aunque hasta hace unas semanas la intención era de mantener los festejos con dichas limitaciones y no tan masivos como los de los años anteriores, ahora se ha optado por la suspensión debido a que la tendencia antes era «de reversión», pero ahora es «al alza», según ha explicado el alcalde.

Así, y dados los cambios en la evolución de la pandemia, «lo más razonable era esperar» y por ello se ha tomado la decisión este viernes, teniendo en cuenta la proximidad con las fiestas de La Virgen Grande, que comenzarían el 13 de agosto.