El consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio de Cantabria, Francisco Martín, y el alcalde de Valderredible, Fernando Fernández, han repasado este lunes los dos grandes proyectos turísticos que se llevarán a cabo en el municipio con el fin de diversificar la oferta. Se trata del Museo y Centro de Interpretación del Camino de Santiago y de la Vía Ferrata del Ebro.

Ambos proyectos, financiados por la Consejería, se ejecutarán en los próximos meses y permitirán, en palabras de Martín, potenciar la economía y la actividad turística de Valderredible y fomentar, al mismo tiempo, las visitas a otros centros de interés de la zona, así como los deportes de montaña.

Fernández ha agradecido a Francisco Martín «el esfuerzo inversor» que su departamento está haciendo en Valderredible durante esta legislatura -que ha cifrado en cerca de 150.000 euros- para equipar al municipio de nuevos productos turísticos, así como para señalizar los recursos y puntos de interés ya existentes.

En este sentido, el alcalde ha recordado que el Gobierno de Cantabria ha subvencionado con 50.000 euros la colocación de veinte señales turísticas que «facilitan la orientación a los visitantes y destacan los principales hitos turísticos de Valderredible».

Asimismo, Turismo destinará 54.000 euros a la creación del Museo y Centro de Interpretación del Camino de Santiago, en San Martín de Elines, y 43.000 a la construcción de la Vía Ferrata del Ebro, en Villaescusa del Ebro.

El Museo del Camino de Santiago ya está licitado y sus obras comenzarán en breve con la rehabilitación de un inmueble en el Barrio de Arriba, de San Martín de Elines. Este espacio se repartirá en dos plantas con una superficie construida de 216 metros cuadrados y el mismo ofrecerá funciones de recepción de peregrinos, así como actividades de difusión cultural y artística y animación social.

El eje argumental del museo se basará en el patrimonio de las ermitas rupestres de Valderredible y el origen de las primeras rutas de peregrinación del cristianismo primitivo en España, conocida como la ‘Ruta Románica’, que posteriormente pasaría a formar parte del Camino de Santiago.

Fernando Fernández ha recordado, en este sentido, la evidencia de la importancia cultural de Valderredible desde el siglo IV al VII con la proliferación de ermitas rupestres en el sur de Cantabria, donde se atribuye la existencia de un foco de culto a San Millán, así como los datos aportados por el investigador Gregory Kaplan referentes a un movimiento de peregrinación a Valderredible para visitar las reliquias del santo tres siglos antes de la formación del Camino de Santiago y el posible origen del castellano en esta zona del Alto Ebro.

Con todo ello, el alcalde considera que la Historia del sur de Cantabria y su Patrimonio rupestre y románico ofrecen «un contenido muy interesante» para ilustrar y dotar de contenido el discurso museográfico del nuevo centro.