Entre 140 y 240 cántabras, desde 18 años y hasta 60, podrán participar y beneficiarse de la tercera edición del programa Gira Mujeres de mejora de la empleabilidad y fomento del emprendimiento, iniciativa puesta en marcha por Coca Cola y que se desarrollará durante tres meses, de enero a marzo, en colaboración con el Gobierno regional en catorce municipios.

En toda España, el número de aspirantes se eleva a 4.000, y se ha incremento respecto a las dos convocatorias anteriores, a las que se sumarán, en esta ocasión, interesadas en mejorar su situación laboral de los ayuntamientos de Cabezón de la Sal, Piélagos, Los Corrales de Buelna, Reinosa, Bezana, Reocín, Potes, Polanco, Camargo, Noja, Castro Urdiales, Santa María de Cayón, Colindres y Santoña.

El programa, que ya ha llegado a más de 9.200 mujeres en todo el país, ha sido presentado este miércoles en rueda de prensa por la vicepresidenta y consejera, Eva Díaz Tezanos, y las responsables de proyectos de sostenibilidad de Coca Cola, Beatriz Arribas, y de Alma Natura, Conce Macías, que han destacado que uno de los objetivos es contribuir a fijar población en el mundo rural.

Según han explicado, Gira Mujeres es una “herramienta” para acompañar a las participantes en este “viaje al emprendimiento”, para que protagonicen un cambio en el plano laboral, a través de un total de diez proyectos seleccionados y de los que tres quedarán como finalistas.

Para ello, se han establecido tres itinerarios acorde con otros tantos perfiles y formas de ayudar a las implicadas. En el primero, que cuenta con Cruz Roja, se ayudará a las mujeres más vulnerables, mientras que el segundo se destina a aquellas que tienen una idea emprendedora pero que no la han llevado a cabo, y el tercero se centra en “dar el último empujón” a quienes tienen una idea clara de negocio y de cómo desarrollarla.

El objetivo de esta iniciativa, que se des no solo es formar a las participantes, sino que sirva de “inspiración” y que “descubran su talento”, de ahí que la filosofía del programa es acompañarlas en sendas fases, de desarrollo personal y profesional, para que adquieran habilidades, desarrollen ideas o pongan en marcha un negocio o actividad.

Se desarrollará en dos fases: una de formación presencial, para adquirir conocimientos, confianza y competencias, y una segunda que consistirán en detectar posibles ideas de negocio y que puede constituir una oportunidad para mujeres del mundo rural.